El ataque en ascenso ha sido una táctica que ha utilizado ampliamente el ejército ruso en Ucrania. Un Ka-52 atacando con cohetes en tiro parabólico, desde sectores hipercríticos, era visto como un tipo de ataque ineficaz y absurdo. Desde el ejército ucraniano, se ha considerado como efectivo. Es la disonancia entre los que combaten en el campo de batalla real y los que lo hacen en las redes sociales.

Los helicópteros de ataque rusos han estado utilizando esta táctica en Ucrania desde el comienzo de la guerra. Los Ka-52, seguidos de los Mi-28MN, han sido sobre todo los protagonistas de esta táctica, usando los cohetes S-8 de 80 milímetros. En principio es un uso de muy poca precisión, pero dependiendo de la situación, puede ser útil.

Ka-52 atacando con cohetes, un lanzacohetes múltiple volantes

Aunque la analogía puede resultar llamativa, es la función que en realidad desempeñan. Veamos porqué. En primer lugar, una salva completa de un Ka-52 supone una potencia de fuego nada desdeñable. Usando 2 contenedores B8V20 con cohetes de 80 mm, hablamos de una salva de 40 cohetes. Esto supone el mismo número de cohetes que lleva un lanzacohetes múltiple BM-21 Grad, aunque de menor calibre. Por ejemplo, la cabeza de guerra de alto explosivo-fragmentación (HE-FRAG) de un cohete de 122mm 9M521 del Grad pesa 21 kg. Un cohete S-8OFP como los que puede llevar un Ka-52, cuenta con una cabeza de guerra de 9,5 kg, aproximadamente la mitad. No hablamos, por tanto, de una enorme diferencia entre ambas plataformas.

Ka-52 “Alligator” y Mi-8AMTSh-VN. Puede verse cómo vuela el Ka-52 siguiendo el perfil del terreno para luego ascender, lanzar la descarga de cohetes y volver a la relativa seguridad de ir bien pegado al terreno. Suelen formar un equipo de tres aeronaves. Dos helicópteros de ataque y un Mi-8AMTSh-VN para asistir en caso de que uno de los anteriores fuera derribado.

Podríamos exponer algunas ventajas intrínsecas a la propia plataforma aérea respecto a las terrestres. Básicamente dos:

  • Movilidad y velocidad: los helicópteros pueden cubrir distancias mucho más grandes en menos tiempo que los pesados MLRS, lo que permite responder rápidamente a situaciones cambiantes y atacar objetivos que están lejos de la base de operaciones. Como unidad de reacción rápida en defensa flexible es ideal.
  • Alcance: gracias al vuelo rasante, los Ka-52 pueden acercarse o incluso traspasar la línea enemiga. Esto permite compensar en parte el menor alcance de los cohetes.

Claramente, este uso presenta sus desventajas, como el exponer, aunque en menor medida, sistemas tan valiosos como un helicóptero de ataque, o los propios pilotos. También el coste de hora de vuelo, la propia fatiga de la célula de la aeronave para misiones de este tipo.

Alternativa a la falta de misiles adecuados

En una Ucrania plagada de MANPADS de última generación, y otros medios antiaéreos de medio/largo alcance, quedarse en una posición estática o lenta guiando misiles con un alcance no muy superior a los MANPADS, es muy arriesgado. Recordemos que en la panoplia del Ka-52 no hay armamento guiado tipo “dispara y olvida”. Solo dispone de misiles guiados por láser, ya sean el 9K121 Vikhr o el 9M120 Ataka. Ambos exigen estar, a pesar de su velocidad, más de 20 o 30 segundos expuestos y prácticamente inmóviles.

Rusia dispone del LMUR, un misil con un sensor termal y cámara diurna para su guiado por el operador de armas a través del data-link AS-BPLA. Con un alcance de 14.5 km, y asistencia de drones, puede destruir desde una posición segura objetivos bien lejanos. Pero su número es bastante limitado.

Mi-28NM con el pilón doble APU-L para el misil Izdeliye 305 LMUR.

El uso de la táctica que estamos tratando, por tanto, es consecuencia de la carencia en número suficiente de un determinado tipo de municiones guiadas. Aunque no debemos de ser simplistas y creer que los ataques de saturación o de área como estos son sustituidos por munición inteligente. Otros factores que pueden influir en el escaso uso del LMUR puede ser la dificultad para adquirir ciertos componentes debido a las sanciones. Aún teniendo un número significativo, las capacidades ISR de Rusia eran bastante malas hasta hace pocas semanas. No podía penetrar apenas en territorio enemigo, por lo que si no se sabe los objetivos que hay, no se pueden lanzar misiles de largo alcance como el LMUR.

Es por ello que Rusia ha tenido que recurrir a este tipo de ataques. Según fuentes militares ucranianas, estos ataques son efectivos para desorganizar formaciones terrestres a unos 12 km de distancia, especialmente a la hora de prevenir ofensivas en zonas donde no hay una alternativa de apoyo de fuego terrestre. La capacidad de saturar un área con un volumen alto de fuego en poco tiempo dificulta las maniobras enemigas, limitando su capacidad para avanzar, reorganizarse o retirarse de manera ordenada. 

Cómo se realiza el ataque en ascenso

Gracias a un manual de Mi-24 “Hind” de la NVA, tenemos un mayor conocimiento de la manera en que se realiza el ataque en ascenso, aparte de las ventajas e inconvenientes encontrados. El ataque en ascenso, según este manual, se consideraba «una excepción que se utilizará cuando no sean posibles otros métodos de ataque.» Esto coincide con lo que hemos expuesto.

Gráfico explicativo del manual sobre el ataque en ascenso.

Ventajas:

  • Gran distancia máxima de disparo de cohetes de 4-4.5 km. (Los cohetes usados ahora por Rusia tienen mayor alcance).
  • Reduce la eficacia de las defensas aéreas enemigas.
  • Aplicable incluso en condiciones de visibilidad menos favorables.

Desventajas:

  • Dado que faltan los dispositivos de observación correspondientes y las salvas están muy dispersas como resultado del movimiento del helicóptero, la probabilidad de impacto se reduce. (Es muy probable que no se hayan incorporado elementos de puntería en los helicópteros actuales. Podría ser una mejora interesante).
  • Menos efectividad en el objetivo, ya que debido a la gran distancia hay una falta de poder de penetración debido a la pérdida de energía cinética.
  • En casos particulares, puede suceder que las ojivas no detonen porque la velocidad de impacto puede ser inferior a la requerida de 250 m/s.
  • Gran inclinación del helicóptero (5°- 8°) cerca de la velocidad máxima y fuertes vibraciones.
  • Problemas de control al iniciar el ascenso y la desaceleración repentina al disparar grandes salvas.
  • Gran distancia de seguridad requerida para las propias tropas, ya que los cohetes tienen una fuerte dispersión longitudinal. (Por tanto, descartado para apoyo aéreo o donde hayan grandes daños colaterales, si es que se quieren evitar estos, claro está.)

 

 

Deja una respuesta