El derribo de un A-50U de la fuerza aérea rusa en la noche de ayer, ha suscitado numerosas dudas respecto a quíen ha sido el responsable de esta pérdida. Estamos hablando de un avión de alerta temprana y control aerotransportado, un multiplicador de fuerzas de alto coste y bastante escaso en la VKS. No vamos a tratar de dilucidar quién ha sido el responsable del derribo, sino a conocer uno de los posibles responsables. El sistema de defensa aérea S-200. Para ello, vamos a aprovechar la siguiente infografía.

El S-200V «Vega», que es la versión con la que contaba Ucrania, entró en servicio en 1970. Hablamos por tanto de un sistema completamente desfasado, con 54 años de edad, que fue retirado el 30 de octubre de 2013. Tanto es así, que se ha utilizado para ataque a tierra, contra objetivos como el puente de Crimea. En su origen, se diseñó para la defensa aérea a largo alcance, para interceptar a la aviación estratégica de la OTAN, pero también aviones de reconocimiento, en especial los AWACS, o los dedicados a la guerra electronica. Un avión tipo AWACS, el A-50U es precisamente lo que derribaron ayer.

Rango mín. y máx. de intercepción17-240 km
Altura de intercepciónMin. 0,3 km-Max. 40,8 km
Velocidad máxima del objetivo10.150 m/s
Peso del misil8.200 kg
Peso de la ojiva217 kg
Probabilidad de intercepción0.4-0.98
Peso de lanzamiento del misil7.100 kg
Longitud total del misil10,6 m
Tiempo de despliegue24 minutos
Características principales del sistema de misiles antiaéreos S-200V

Emplazamiento del sistema de defensa aérea S-200

Sistema de defensa aérea S-200
Posición de lanzamiento de un sistema de defensa aérea S-200V. Sirve para preparar y lanzar misiles hacia un objetivo y está ubicado a cierta distancia de la posición del radar de iluminación. Los 6 lanzadores están comunicados y dispone cada uno de ellos de un sistema de rieles desde donde los 2 vehículos de carga asignados, reponen los misiles lanzados. Cada uno lleva 3 misiles, por lo que contaría con 36 misiles de repuesto. En el centro, la plataforma con la cabina de control de lanzamiento y fuentes de alimentación.

La razón principal por la cual se dio de baja queda patente en el dibujo anterior. El S-200 tenía que desplegarse en sitios previamente preparados, que son muy difíciles de ocultar, y que cualquiera puede localizarlos en Google Maps. Esto los hace muy vulnerables a los ataques de supresión de defensas aéreas. El éxito de Ucrania se ha basado en su guerrilla aérea, gracias a la alta movilidad de sus medios de defensa aérea. Eso sin contar las limitaciones propias del sistema, que solo puede enganchar un objetivo cada vez, aunque puede dirigir 2 misiles contra éste, para aumentar las posibilidades de derribo.

sistema de defensa aérea S-200
Dos sitios de lanzamiento y el del radar, perfectamente visibles desde Google Maps. Esta infraestructura permanente le da pocas posibilidades de supervivencia. Fuente: Air Power Australia.

A pesar de su antigüedad, en 2018, un S-200 sirio fue capaz de derribar un F-16I Sufa de la fuerza aérea israelí. La escusa que se esgrimió fue que los pilotos no prestaron atención al misil al estar concentrados en la misión. Poco después, los sirios derribaron, en un caso de fuego amigo, un Il-20M ruso de inteligencia electrónica.

Funcionamiento

Los S-200V suelen estar asociados a un radar de alerta temprana como el P-14 o P-18, de alcance superior, pero sin capacidad de guiar un misil. Para ello está el radar de guiado e iluminación 5N62 «Square Pair». El 5N62 se enfoca en un único objetivo a la vez, emitiendo un haz electrónico constante que permite no solo seguir al objetivo sino también guiar al misil hacia él.

Funcionamiento de un misil de guía radar semiactiva
Funcionamiento de un misil de guía radar semiactiva (SAHR por sus siglas en inglés).

El misil del S-200, el V-880, es de guiado radar semiactivo. Esto quiere decir que está equipado con una cabeza buscadora ubicada bajo el radomo, que capta las señales de radar reflejadas desde el objetivo, emitidas por el 5N62. Con esto, el misil puede ajustar su trayectoria en vuelo para maximizar la probabilidad de impacto.

La cabeza de guerra del misil cuenta con 91 kg de explosivos, a los que se les une 37.000 esferas de acero, pesando en total 217 kg. Al explotar, crea una nube de metralla viajando a 1.000-1.700 m/s.

Deja una respuesta