Este ataque ruso contra Georgia tuvo lugar justo un año y un día antes de la guerra que enfrentó a ambos países en 2008. Se enmarcaba en un contexto de creciente hostilidad, con una Georgia girando cada vez más a Occidente, y una Rusia apoyando a los separatistas abjasios. Lo interesante de este suceso es que es uno de los pocos casos en los cuales podemos conocer la actuación en combate del armamento ruso antirradar en detalle, en concreto, la del misil Kh-58U.

Leer más