En la pasada reunión entre Erdogán y Vladimir Putin, y que dio lugar al alto el fuego en Idlib, el líder turco hizo otra vez mención a los mercenarios rusos de Wagner. Esta reunión, no solo sirvió para desescalar en Siria, sino también para intentarlo en Libia, donde ambos países apoyan a bandos opuestos.