Para frustrar a Rusia, Estados Unidos necesita una estrategia a largo plazo, y Ucrania necesita armas de largo alcance.

En vísperas del segundo año de la guerra de Ucrania, uno de los mayores expertos en Estrategia, Lawrence D. Freedman, ha escrito el artículo «Una guerra que Putin aún no puede ganar» que creo que merece la pena comentar. En él, ofrece un análisis que se centra en la estrategia a largo plazo que debe asumir EEUU en la Guerra de Ucrania.

En el inicio de la invasión rusa a Ucrania el 24 de febrero de 2022, Ucrania sorprendió al mundo con su resistencia efectiva, especialmente en las fases iniciales al liberar Kiev y luego al expulsar a las fuerzas rusas de la provincia de Járkov. Sin embargo, estos espectaculares éxitos no continuaron en la Contraofensiva de Ucrania en 2023. Ésta, no logró ni un avance decisivo, ni los objetivos mínimos que estableció el mando ucraniano. Quedaron en evidencia las limitaciones en maniobras operacionales a gran escala por parte de las fuerzas armadas de Ucrania.

https://twitter.com/shashj/status/1719365241107001506?s=20

La escasez de munición de Ucrania, de personal, la duda sobre la continuidad del apoyo de Washington y los avances rusos a toda costa, han hecho cambiar las percepciones. Tal y como dice Freedman: «Now as the war enters its third year, according to much current commentary, Ukraine is in an increasingly dire situation and Russia has the upper hand

¿Qué necesita Ucrania?

El apoyo occidental a Ucrania, especialmente en forma de armas de largo alcance (munición y sistemas artillería de tubo, cohetes, misiles balísticos, de crucero), es el factor determinante según Friedman. Desde mi punto de vista, especialmente para desgastar al enemigo ruso. Yo añadiría más factores, en especial los que generan poder militar:

  • Entrenamiento de calidad, pero no solo a nivel pequeña unidad, y en mayor magnitud. Ucrania es incapaz de generar dicha fuerza y entrenamiento. Se necesita masa frente a las oleadas rusas.
  • Transferencia de equipos en cantidades suficientes y no gota a gota. Estamos hartos de ver cómo se le da lo justo para ganar poco a poco.
  • Urgen los F-16, en cantidad suficiente de ejemplares y personal. Que lleguen junto a una panoblia amplia y diversa de munición, y todos con sistemas de apoyo como los que hemos visto integrados en un ejemplar donado a Ucrania.
F-16AM MLU ucraniano
F-16AM MLU transferido a Ucrania con los siguientes sistemas de armas: pod de designación de objetivos y navegación AN/AAQ-28(V) Litening; Terma PIDS+, un sistema en los pilones que integra lanzadores de señuelos y un sistema de alerta de misiles Hensoldt AAR-60(V)2.

Los límites de Rusia

Por supuesto, el análisis no se queda sólo con las deficiencias del bando ucraniano. A pesar de las victorias, también Putin se enfrenta a grandes presiones. Rusia es incapaz de lograr avances rápidos y significativos sin sufrir grandes pérdidas, tanto humanas como materiales. La viabilidad de su estrategia de guerra es cuestionable y tiene un límite. Por otro lado, está la resistencia interna en Rusia, la represión del Kremlin contra la oposición y las dificultades económicas y sanciones, que aunque han afectado, no han conseguido debilitar como se creía al régimen.

De hecho, Friedman subraya la falta de comprensión en Occidente sobre las presiones internas que enfrenta Putin y las implicaciones de un estancamiento prolongado del conflicto. Algo, que desde mi punto de vista, ha ayudado nuestra propia propaganda, más interesada en su trabajo de dominar un relato, que en comprender cómo derrotar a Rusia.

Conclusión

La guerra, según Freedman, terminará no solo por factores militares, sino también por consideraciones económicas, sociales y políticas, tanto para Ucrania como para Rusia. He aquí la importancia de una estrategia a largo plazo por parte de Occidente y la necesidad de apoyar a Ucrania con recursos que permitan una defensa efectiva y posiblemente futuras ofensivas que cambien el curso del conflicto. Por desgracia para Ucrania, su victoria depende del apoyo aliado.

Deja una respuesta