En un comentario publicado en el Telegram del analista ruso Aleksandr Jarchenko, vemos, desde el punto de vista de Rusia, la evolución de los UAV en el campo de batalla ucraniano. Desde la práctica desaparición del archifamoso Bayraktar TB2 (de ahí lo de «El Bayraktar TB2 ha muerto») al dominio absoluto de los drones cuadricópteros. Vamos a entrar a analizar dicho texto, que seguro que será de interés para nuestros lectores.

El Bayraktar TB2 ha muerto. Larga vida a los drones FPV

La Operación Militar Especial ha convertido en un triunfo para los UAV pequeños. Anteriormente, todos temían a los Bayraktar, pero ahora todos se esconden cuando aparecen los drones FPV (First Person View). Los sistemas modernos de defensa aérea han hecho que los UAV de media altitud y baja velocidad sean prácticamente inútiles. La evolución ha convertido a los drones Bayraktar de superarmas a costosos aviones de reconocimiento.

Esta es una de las reflexiones más importantes de Aleksandr, ya que pone en cuestión la utilidad de los drones MALE, incluso los baratos como el Bayraktar TB2. No es algo que no supiéramos anteriormente, pues era algo que incluso el mismo autor del artículo ya mencionó hace tiempo. Los TB2 no tenían ya apenas sitio en la Guerra de Ucrania. Su ventana de oportunidad se cerró.

El moderno radar de vigilancia de banda S de baja altitud 48Ya6-K1 «Podlet K1», abandonado en el aeropuerto de Chornobaivka, Kherson. La combinación de estos radares y los misiles de largo alcance S-300 y S-400, junto a la mejor organización de la defensa aérea a comienzos de marzo, forzaron a la aviación ucraniana a volar a muy baja cota (Bronk, Reynolds, & Watling, 2022).

Esta ventana estuvo abierta en los primeros compases de la guerra. Durante las primeras 72 horas de la invasión, el ejército ruso cometió varios errores, debido a que se subestimó demasiado al enemigo. Además, hubo una falta de coordinación entre la aviación y las defensas aéreas, que permitió que los drones TB2 realizaran ataques más efectivos sin ser detectados o derribados fácilmente. Otras negligencias que podemos mencionar fue que los aviones no usaron pods de guerra electrónica (EW), que hubieran degradado la efectividad de los TB2 (Bronk, Reynolds, & Watling, 2022).

Esto permitió que los drones TB2 ucranianos pudieran operar con menos restricciones y mayor efectividad, ya que los sistemas rusos no estaban preparados para contrarrestarlos adecuadamente. Pero a medida que el ejército ruso se fue organizando más, aunque lentamente, las defensas aéreas, la guerra electrónica y la aviación de caza hicieron los cielos inseguros para drones lentos y de mediano tamaño.

La evaluación del TB2 que hizo el coronel Volodymyr Valiukh, un comandante en la Dirección Principal de Inteligencia de Ucrania, fue contundente:

«Para el TB2, no quiero usar la palabra inútil, pero es difícil encontrar situaciones en las que usarlos.»

Tanto es así que el último vuelo que vio de un TB2 fue de tan solo 30 minutos. Todo ello, según el coronel, al aumento de la calidad de las defensas aéreas rusas y su EW.

La transparencia del campo de batalla

Los drones de ala fija de menor tamaño, «Baba Yagas» y los drones FPV dominan actualmente el campo de batalla. Los UAVs más peligrosos y prometedores son los drones FPV. El número de UAV en el campo de batalla está creciendo a un ritmo acelerado. El apogeo de su uso será en el otoño/invierno de 2024. La cantidad de drones FPV será tal que una motocicleta de motocross se convertirá en un medio de transporte extremadamente peligroso (ni hablar de otros vehículos). La vegetación desaparecerá y los soldados de infantería no tendrán dónde esconderse. Pero, ¿es el dron FPV el arma perfecta? No, aunque causa muchos problemas. La efectividad del arma recuerda a una parábola. Y ya ahora se puede prever la evolución futura de los drones.

Aquí está haciendo referencia a la transparencia del campo de batalla gracias a la red de sensores, posibilitados por el empleo masivo de drones. Podríamos definir la transparencia del campo de batalla como un entorno en el cual la moderna tecnología de vigilancia y reconocimiento proporciona una visibilidad casi constante y detallada de las actividades militares. Este concepto implica que los movimientos y preparativos del enemigo son fácilmente detectables en tiempo real, reduciendo así la posibilidad de ocultar acciones y disminuir la efectividad de la sorpresa táctica (Holden Reid, 1993). Podemos concluir que en líneas generales, esta transparencia tiende a favorecer a las fuerzas defensivas, ya que las ofensivas son detectadas y respondidas más rápidamente.

Puesto de mando ucraniano. La imagen que mejor ejemplifica la transparencia del campo de batalla. El uso de los drones, junto a tecnologías civiles como Google Meet, permiten coordinar las operaciones de los vehículos aéreos no tripulados con gran eficacia. Fuente: @tom_bullock_.

Según el autor ruso, incluso los elementos más difíciles de batir, como las motocicletas, por su velocidad, agilidad y pequeño tamaño, van a ser blancos fáciles con el incremento de drones FPV en el campo de batalla ucraniano. Estos plantean un dilema difícil de resolver:

  • Por un lado, el uso de elementos como motocicletas o los ATV Desertcross 1000-3 son más difícil de interceptar por los drones que los grandes y lentos blindados. Pero a su vez, son muy vulnerables al fuego terrestre desde las posiciones enemigas.
  • El fuego desde las posiciones ucranianas puede superarse con mayores posibilidades de supervivencia con blindados. Pero estos blindados no ofrecen apenas ventajas en cuestiones de protección ante drones FPV.

La elección de uno u otro medio conllevará sus propias ventajas e inconvenientes. Esto dependerá, por ejemplo, de si la guerra electrónica está actuando con eficacia y se degrada significativamente los drones. Pero lo cierto es que la situación es realmente difícil para las fuerzas terrestres.

Nuevas misiones para los drones: Combates aire-aire

Es importante señalar que el dron FPV ha evolucionado hacia un arma de defensa aérea. En primer lugar, eliminará a los «Baba-Yagas». Este torpe y lento bombardero ya está siendo derribado por experimentadas tripulaciones de drones FPV. Luchar contra las «alas» de reconocimiento es más difícil, pero los ucranianos han demostrado que es posible. Los FPV ya vuelan a 20 km, lo que supera el alcance de muchos sistemas de defensa aérea. La reducción del número de drones de reconocimiento (como el «Mavic» y las «alas») hará que el uso de drones FPV sea menos efectivo y será un poco más fácil estar en el campo de batalla.

El concepto de caza FPV evolucionará y con la ayuda de sistemas automatizados los drones FPV comenzarán a destruirse entre sí. En un enfrentamiento entre oponentes iguales, esto reducirá aún más la efectividad del UAV. Luego, aparecerán en el campo de batalla carros de combate con láseres y protección activa contra drones. Esto permitirá a los líderes militares planificar nuevamente tácticas de rupturas de carros. En unos años, el dron FPV se transformará de una «superarma» en un arma igual en efectividad a un misil antitanque (ATGM).

Aquí el autor hace una predicción respecto a un uso que estamos viendo cada vez más en los drones FPV. En de combate aire-aire. Básicamente se trata de derribar los drones de mayor valor, como los empleados en ISR (Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento). Más caros, con sensores de mejor calidad, y por tanto, más escasos, son interceptados por los prescindibles FPV. Como muestra, este vídeo:

Dron FPV ruso de la unidad «Inmortal Stalingrado» persiguiendo a un UAV ucraniano «Baba Yaga».

En el vídeo, vemos un UAV Baba Yaga, un hexacóptero que lleva una carga de pago de hasta 15 kg. Es utilizado para descargar múltiples municiones, actuar como repetidor de señales, etc. Dentro de los drones de pequeño tamaño, es de los más valiosos.

Si este uso en combate aire-aire consigue hacer los cielos más inseguros para los drones, en especial los de ISR. Si los carros son dotados de equipos eficaces contra los drones, se podrán volver a usar con mayor seguridad. Al menos, tal y como lo utilizan los rusos.

Un aviso de lo que puede ocurrir en Taiwán

Pero esta es una mirada al futuro. Por ahora, dejar caer un proyectil o munición desde un dron es más efectivo que el blindaje. Este estado de cosas durará varios años. Esta es la ventana de oportunidad para China. Solo nuestro vecino puede producir drones por millones. Cientos de carros no pueden resistir un enjambre de UAV. Y si los chinos no aprovechan su ventaja, tendrán que esperar a la próxima «ventana de oportunidad» durante varias décadas.

Esto es un aviso para EEUU. Taiwán, de ser atacada por China, va a verse inundada por este tipo de drones a una escala mucho mayor a la que hemos visto en Ucrania, y con mayores niveles de autonomía. No profundizaremos en este aspecto, ya que sería apartarnos mucho de lo que se pretende con este artículo.

Bibliografía:

  • Bronk, J., Reynolds, N., & Watling, J. (2022). The Russian air war and Ukrainian requirements for air defence. Royal United Services Institute for Defence and Security Studies.
  • Reid, B. H. (Ed.). (1993). The Science of War: Back to first principles. Psychology Press.

Descubre más desde Analizando Conflictos

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Deja un comentario