En un hilo de Twitter se plantea la cuestión de si está fallando algo en la línea de producción de los drones Lancet. Esto se debe a una serie de vídeos de cuestionan la eficacia de la munición estrella rusa. Antes de nada, vamos a ver que es el Lancet, sus tipos de cabeza de guerra, y luego analizar los vídeos.

El Lancet es lo que se conoce como munición merodeadora o dron suicida. La munición merodeadora es un tipo de arma que combina las características de un dron con las de un misil guiado. Estos sistemas están diseñados para «merodear» o permanecer en el aire sobre el área de operaciones durante un periodo prolongado antes de ser dirigidos a un objetivo específico una vez identificado. La capacidad de merodeo les permite esperar hasta que aparece el objetivo óptimo o hasta que se dan las condiciones de ataque ideales.

Esto le da mucha versatilidad, ya que puede llevar a cabo ataques de precisión contra objetivos, tanto estáticos como móviles. también misiones de reconocimiento, vigilancia aportando Inteligencia.

Esta característica de las municiones merodeadoras hace que no siempre ataquen los blancos más adecuados según la cabeza de guerra que llevan. Si lleva una optimizada contra personal, pero no surge la oportunidad, puede redirigirse a un vehículo. Para entender esto, vamos a ver los diferentes tipos de cabezas de guerras del Lancet.

Drone Lancet impactando en el frontal de un BMP sin causar en principio daño relevante alguno.

Las cabezas de guerra del drone Lancet

Como hemos visto, su propia naturaleza, de merodear a la espera de un objetivo, le hace flexible, pero ante ciertos objetivos necesita la cabeza de guerra adecuada. Los Lancet cuentan con 3 tipos diferentes de cabeza de guerra:

  • Alto Explosivo – Fragmentación (HE-FRAG): Este tipo de cabeza de guerra es efectiva contra personal debido a su capacidad de producir una zona de muerte con metralla. La explosión genera una onda expansiva y proyecta fragmentos de metal a alta velocidad en todas direcciones. O al menos con un patrón optimizado. Estas esquirlas son letales contra personal expuesto y material no protegido como radares y vehículos ligeros. Es por ello que se han utilizado mucho en supresión de defensas aéreas enemigas. Pero estas esquirlas y la explosión que genera no hacen nada contra un blanco protegido como un transporte blindado de personal.
  • Termobárica: son especialmente devastadoras contra personal, incluso en posiciones fortificadas o en espacios confinados como cuevas, trincheras o edificios. Por simplificar, funcionan dispersando un aerosol combustible alrededor del objetivo que, al detonar, crea una onda expansiva de alta temperatura y presión más duradera. No vale contra vehñiculos blindados.
  • Carga Hueca (HEAT – High-Explosive Anti-Tank): diseñada para perforar el blindaje de vehículos armados, como carros y APCs. La explosión de la carga hueca forma un chorro de metal fundido a muy alta velocidad y temperatura, capaz de penetrar el blindaje al concentrar su efecto destructivo en un punto pequeño. No es muy buena contra personal. En un vehículo la señal que deja es la de un pequeño agujero.

Analizando los vídeos de los drones Lancet

Tras ver las cabezas de guerra, podemos analizar los vídeos. En primer lugar, aunque se pueden diferenciar a veces por el tipo de explosión, no siempre es así. El autor del hilo menciona «explosión tipo petardo». Estas suelen ser las de HE-FRAG, donde parte importante de la cabeza de guerra pertenece a los fragmentos de metralla.

Si el operador de Lancet, ve que se está acabando el tiempo de vuelo de su drone, puede optar por utilizarlo contra lo que vea más conveniente. Aunque la ojiva fuera HE-FRAG, puede probar suerte contra un vehículo. Además, sabemos que las tripulaciones de ambos bandos no tienen mucha fe en sus vehículos de diseño soviético. No es raro que lo abandonen tras cualquier impacto, antes de que salten por los aires.

APC Spartan con lo que parecen varios cráteres de Lancet, aunque es difícil establecer esto simplemente por mostrar los restos de un solo Lancet. Se presupone que son intentos fallidos. Aunque hemos visto que los drones Lancet suelen tener poca precisión en la fase terminal.

Luego, tenemos el vídeo de un Spartan abandonado con lo que parece el impacto de un Lancet en el portón trasero. A todas luces, es una cabeza de guerra HEAT, y se aprecia como el chorro ha atravesado una plancha de metal interior. Aquí el asunto es que si el chorro no da con nada que pueda explotar, atraviesa limpiamente el vehículo sin ocasionar graves daños materiales. Y estamos ante un transporte de tropas, no un carro o VCI con mucha munición interior.

Esto me recuerda al caso sirio de un Panthera F9 alcanzado por un proyectil APFSDS de 125 mm, que atravesó ambos lados limpiamente:

Conclusiones

Así que las explicaciones pueden estar en otros lados. Por ejemplo, una mal distribución de la logística rusa. Esta no ha sido muy buena durante toda la guerra. O simplemente, debido a que la mayoría de objetivos ucranianos son de personal, y no tanto vehículos, se han podido distribuir más Lancet con cabeza de guerra HE-FRAG. En esta fase de la guerra, Ucrania ha recurrido más al personal, ya que juega en defensiva.
Aunque nunca hay que desestimar la corrupción endémica de la Industria militar de Rusia, o sus fuerzas armadas, y que los drones no tengan las características que se les presupone. O que hayan tenido que reducir la cabeza de guerra para aumentar el alcance.


Descubre más desde Analizando Conflictos

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Deja un comentario