El software que ha probado Palantir en la Guerra de Ucrania para conseguir la superioridad de información, es posiblemente de las armas más poderosas probadas en la contienda. El motivo es que es un multiplicador de fuerzas. Un multiplicador de fuerzas es aquello (sistema, proceso, etc) que aumenta significativamente la eficacia y el potencial de combate de una fuerza militar. El multiplicador permite lograr objetivos que de otra manera requerirían una cantidad mayor de recursos o fuerzas. El conteo de material solo refleja un factor a tener en cuenta en el poder militar, que hay que multiplicar cuando se integran sistemas como Palantir.

¿Qué es Palantir?

La compañía Palantir Technologies ofrece una serie de plataformas de análisis de big data, entre las cuales hay algunas enfocadas en la guerra. Más en concreto en acortar la kill chain o cadena de ataque. Son las fases que componen el proceso de identificación, selección y destrucción de un objetivo. Palantir cuenta con software que integra, gestiona y analiza grandes volúmenes de datos procedentes de fuentes diversas, incluyendo satélites, drones, redes sociales, etc. Esta capacidad permite visualizar y entender mejor el campo de batalla optimizando la asignación de recursos y mejorando la precisión en el ataque a objetivos como tanques y artillería. Su software también facilita la toma de decisiones estratégicas al proporcionar un sistema de conciencia situacional que combina información sobre movimientos de tropas enemigas y otros datos de suma relevancia en tiempo real. Su objetivo es reducir la niebla de guerra.

 “La guerra es el reino de la incertidumbre. Las tres cuartas partes de los factores en que se basan las acciones bélicas están envueltas en una niebla de mayor o menor incertidumbre. Se exige un juicio sensato y perspicaz, una inteligencia entrenada en desvelar la verdad”.

Karl von Clausewitz.

La clave está en decidir y actuar de manera más rápida que el enemigo, en especial uno con un proceso de toma de decisiones más lento al carecer de dichas tecnologías. Este ciclo de toma de decisiones más corto se adapta a su visión de la guerra convencional moderna, el la que prima la guerra de maniobra con un tempo alto.

Palantir en la Guerra de Ucrania
Concepto de la Cadena de Ataque (Kill Chain):
1. Satélites de reconocimiento y UAVs realizan la vigilancia y seguimiento de objetivos potenciales.
2. El centro de operaciones controla y determina la plataforma y armamento más efectivo para el ataque.
3. Se emiten órdenes de ataque a los efectores.
4. Las amenazas son atacadas utilizando armamento lanzado desde aire, mar o tierra.

El funcionamiento de Palantir en la Guerra de Ucrania

A continuación, vamos a explicar cómo funciona Palantir en el campo de batalla, desde la adquisición de objetivos hasta después del ataque.

En la primera fase se daría la obtención de información. Palantir utiliza una amplia gama de fuentes de datos para identificar objetivos potenciales. Esto incluye imágenes de satélite y drones, inteligencia de señales (SIGINT), y reconocimiento visual a través de algoritmos. El software puede coordinar satélites para monitorear áreas específicas, tal y como ocurre con uno de los sistemas de Palantir, el denominado MetaConstellation.

MetaConstellation es un sistema que integra datos de múltiples satélites para obtener una visión lo más completa posible y en tiempo real del campo de batalla o de áreas de interés específicas. Funciona recopilando, procesando y analizando datos de varias fuentes satelitales, incluyendo imágenes ópticas de alta resolución (3,3 metros); radar de apertura sintética (SAR) que pueden penetrar nubes o cubiertas vegetales; imágenes térmicas que identifica fuentes de calor como pueden ser detonaciones de artillería. En total, hasta 306 satélites comerciales están disponibles. Por ejemplo, pongamos que se necesita saber los puestos de mando que hay en una zona. Con un click, los algoritmos aportan sólo las imágenes que pueden aportar información valiosa. De igual manera podría detectar movimientos de tropas, cambios en las instalaciones militares, o el posicionamiento de equipos de artillería.

Una vez que los datos se recopilan, el software de Palantir usa algoritmos avanzados para analizar y filtrar esta información. Esto incluye la identificación de patrones, la correlación entre inteligencia de señales e imágenes satelitales, la selección de información relevante, etc. El objetivo es reducir el volumen de datos a solo aquellos elementos que contienen información valiosa, optimizando el tiempo y los recursos. De nada vale una gran cantidad de información que saturaría al personal. O que alargaría aún más el proceso de toma de decisiones o el ciclo sensor-to-shooter.

A continuación, se llevaría a cabo la identificación y clasificación de objetivos. Para ello, se utilizan los algoritmos de aprendizaje profundo y otras técnicas de inteligencia artificial. Los algoritmos pueden reconocer cientos o miles de indicadores para un objetivo particular, permitiendo una clasificación basada en su relevancia. Una vez identificado un objetivo, Palantir sugiere el sistema de armas más adecuado para atacarlo, teniendo en cuenta el alcance y las capacidades necesarias. Esta selección se basa en un análisis de todas las opciones de armamento disponibles, y debe ser confirmada por el usuario. Aquí cabe preguntarse si el operador humano puede verificar que todos los objetivos han sido bien identificados y seleccionados. Sabemos que hay muchas posibilidades de que Israel esté haciendo lo mismo en Gaza, pero sin una verificación adecuada.

Kropyva
Tablet con el sistema Kropyva. La conciencia situacional aumenta significativamente en las unidades equipadas con él.

En la fase del ataque entra a jugar un elemento inesperado. Ucrania es líder en software de gestión del campo de batalla (BMS). El BMS de las fuerzas ucranianas es el Kropyva, basado en tablets Android, lo que facilita su implantación. Permite a los militares introducir las coordenadas de los objetivos, ver la propia posición y la de los enemigos marcados por el resto de la unidad, etc. Este BMS, unido a los sistemas de Palantir, facilita la asignación de objetivos a la batería de artillería o lanzador de misiles más cercano o propicio.

Después del ataque, Palantir puede ayudar a evaluar los resultados. Esta evaluación de daños (BDA) alimenta al sistema con información sobre la efectividad del ataque, lo que permite un aprendizaje automático continuo y la mejora de los modelos y algoritmos utilizados para futuras operaciones.

El uso de Palantir en la Guerra de Ucrania ha transformado el campo de batalla. Como acabamos de ver, es capaz de integrar y analizar datos de múltiples fuentes en tiempo real, automatizar la identificación y clasificación de objetivos, optimizar la selección de armas, y facilitar una ejecución de ataque rápida y con precisión. Todo ello comprime significativamente el tiempo desde la detección del objetivo hasta su ataque, marcando un contraste significativo con los métodos tradicionales que podrían tardar horas.

Impacto de Palantir en la Guerra de Ucrania

Antes del inicio de la contraofensiva de 2023 y durante sus primeras etapas, Ucrania se pasó semanas preparando el campo de batalla. Dicha preparación supuso la destrucción de centros de mando y control, logística, y depósitos de municiones enemigos tras la FLET (Forward Line of Enemy Troops). En algunos casos utilizando misiles Storm Shadow de largo alcance. Palantir fue decisivo en esto. Según Alex Karp, CEO de Palantir, su producto es «responsable de la mayoría de los ataques en Ucrania». 

Gracias a las tecnologías de Palantir, Ucrania ha sido capaz de destruir las fuerzas rusas que “destapaban”. Al menos con mucha mayor eficiencia. Primero lanzaba múltiples ataques a lo largo del frente, obligando a Rusia a desplegar sus reservas, las cuales Ucrania pudo rastrear en tiempo real utilizando imágenes satelitales y de drones, así como algoritmos de reconocimiento visual. Palantir hizo el campo de batalla mucho más transparente. Esto ha permitido a Ucrania dirigir sus ataques con una velocidad y precisión sin precedentes.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, y el viceprimer ministro y ministro de Transformación Digital, Mykhailo Fedorov, reunidos con el CEO de Palantir, Alex Karp. La importancia de Palantir en la Guerra de Ucrania ha sido clave. Actores no estatales como empresas de software armamentístico, pueden tener un impacto muy superior a la ayuda militar que puedan aportar algunos estados.

Según Alex Karp, las fuerzas rusas han estado en una «desventaja masiva» debido a la falta de tecnologías de inteligencia artificial (IA) desplegadas en el campo de batalla. Básicamente describió lo que es un multiplicador de fuerzas. Una kill-chain sin apoyo de IA y big data está condenada al fracaso frente a una que sí. Aunque Rusia haga una gran inversión en defensa, sino implementa sistemas similares, quedará rezagada. Por supuesto, de nada sirve Palantir si los ucranianos no reciben munición o armamento para reponer las bajas.

Aunque es un testimonio interesado, está claro que Ucrania, con muchos menos medios, ha causado una cantidad de bajas a Rusia descomunal. Así que si Palantir ha tenido mucho que ver en esto, sus productos son un éxito. Ucrania está resultando en un campo de pruebas inigualable para mejorar este tipo de tecnologías. EEUU puede aplicar estas mejoras de cara a un posible conflicto con China. Pero, a diferencia de Rusia, China es un gigante líder en big data que puede desplegar sistemas análogos.

Fuentes:

 


Descubre más desde Analizando Conflictos

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Deja un comentario