En un vídeo publicado por la unidad de artillería autodenominada “Khorne Group” podemos apreciar unos detalles interesantes del uso de un intensificador de luz para ataque nocturno con drones. En este caso, con un UAV de ala fija:

El Grupo Khorne, es una unidad de artillería encuadrada dentro en la 116ª Brigada Mecanizada de las Fuerzas Armadas de Ucrania. El llamativo nombre es una referencia a Khorne, el Dios de la Sangre y del Caos, de la violencia y el asesinato en el universo ficticio de Warhammer 40.000.

Drones de ala fija, ventajas y desventajas

El drone utilizado, como dijimos anteriormente, es de ala fija, es decir, similar al típico avión teledirigido. Esto ya marca una diferencia con respecto a la mayoría de vídeos que suelen publicarse, que son de cuadricópteros.

Los drones de ala fija, con una estructura similar a la de un avión, ofrecen mayor velocidad y autonomía debido a su eficiencia aerodinámica. Esto los convierte en la opción más adecuada para misiones de largo alcance o vigilancia de grandes áreas, donde la permanencia es muy importante. Para una unidad de artillería puede ser bastante ventajoso todo esto. Estaríamos hablando de vuelos a distancias de un par de decenas de kilómetros, que es el alcance máximo de piezas como el AS90 de origen británico que tienen en dotación. Un cuadricóptero estándar no suele poder operar a esa distancia. En en caso de misiones contrabatería, como la que vemos en el vídeo, el alcance va a depender de las piezas del enemigo.

El dron protagonista del ataque, tras caer a tierra. Se aprecian los dos motores con hélices.

Los UAV de ala fija, a diferencia de los cuadricópteros, necesitan, o una catapulta, o ser lanzados a mano, y su recuperación es más problemática, ya que suelen caer contra el suelo, o usar otros mecanismos. Esto limita su operatividad en espacios reducidos.

Tampoco pueden mantener vuelos estacionarios para poder dejar caer las municiones con mayor precisión, ya que los mecanismos de puntería son bastante precarios. A pesar de ello, son más estables en condiciones de viento fuerte, lo que le da mayor operatividad.

En resumen, la elección entre un dron de ala fija y un cuadricóptero dependerá de las necesidades específicas de la misión y del entorno operativo, cada uno tiene sus pros y sus contras, aunque el rey del campo de batalla ucraniano es el cuadricóptero.

Intensificador de luz para ataque nocturno con drones

Intensificador de luz para ataque nocturno con drones
El objetivo batido, una pieza de artillería rusa.

El otro aspecto llamativo es el uso de un visor de intensificación de luz. Este es un dispositivo que amplifica la luz ambiental, lo que permite la visión en condiciones de baja iluminación. Cuando se utiliza en combinación con una lámpara de infrarrojos, como en el vídeo, mejora las prestaciones, pudiendo ver incluso sin luz residual. Pero todo depende de la potencia del foco. Además, pasa a ser fácilmente visible por los intensificadores de luz del enemigo.

Para misiones de bombardeo como la que hemos visto en el vídeo, con el objetivo previamente localizado por otro drone, una patrulla de reconocimiento, o cualquier otro medio, este tipo de sensor es más que suficiente. Siguiendo una ruta preestablecida, la vía de aproximación exige un vuelo recto y nivelado para poder aumentar las posibilidades de acierto, tal y como se aprecia en el vídeo. El vuelo nocturno y su pequeño tamaño hace que sea difícil de derribar.

Sobre el uso de drones en sustitución de la artillería, tal y como hemos visto en esta misión de contrabatería:


Descubre más desde Analizando Conflictos

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Deja un comentario